El discurso antinmigración en el Parlamento Europeo

El Parlamento Europeo es una institución muy valiosa a efectos de estudiar el discurso antinmigración. Es la única institución elegida por sufragio directo de los ciudadanos europeos, cuyos miembros electos se agrupan y actúan por afinidades ideológicas y no territoriales, en grupos políticos de interés supranacional, con la idea de superar las tradicionales divisiones nacionales y ahondar en la integración europea y en la representatividad de su ciudadanía. El mandato parlamentario es de cinco años (2014-2019) y las próximas elecciones serán el 23-26 de mayo de 2019.

El Parlamento Europeo se compone de 751 escaños, siendo todos ellos elegidos por sufragio directo por todos los ciudadanos de la Unión Europea, que hacen que el parlamento se convierta en la tercera cámara legislativa más importante del mundo.

Cabe destacar que las principales instituciones europeas son un claro exponente de la falta de diversidad étnica, ninguno de los miembros de la Comisión, y tan sólo 20 de los 776 eurodiputados, tiene un origen étnico minoritario. En este sentido la Carta de Diversidad e Inclusión, lanzada por el comisario alemán Günther Oettinger (acusado en 2016 de racismo y homofobia) para dar más diversidad a las instituciones como lugar de trabajo, tiene como objetivo mejorar la situación de mujeres, discapacitados y personas LGTBI, pero no se hace mención a la diversidad étnica o racial de estas instituciones.

Este mapeo sobre el discurso antinmigración pretende conocer qué grupos políticos tienen partidos o diputados de ultraderecha en su propio grupo y cómo se mueven estos en el espectro político.

PARTIDO POPULAR EUROPEO (PPE)

Entre las prioridades descritas en el programa del PPE para 2014-2019 (PDF), aparece bajo el mismo epígrafe una peligrosa relación entre la Europa de la libertad, seguridad y justicia y la necesidad de defenderla de la delincuencia y el terrorismo, para luego entrar en materia de asilo, migración ilegal como si formaran parte de esa amenaza para culminar con el principio deseable de la prioridad a los ciudadanos de la UE en materia de acceso al mercado laboral. Es decir, en el mismo programa se instala el discurso del miedo y se asocia con la seguridad y el fortalecimiento de la frontera exterior. En ningún momento aparece una acepción positiva de la inmigración.

De todos los grupos existentes en el Parlamento Europeo podemos apreciar que la extrema derecha está presente en todos aquellos de ideología de derechas, desde la más moderada hasta la más extrema. En todos ellos hay una ‘intrusión’ de la extrema derecha. El caso más evidente es el del Partido Popular Europeo, con 217 parlamentarios, es el grupo más numeroso y en el que están inscritas las derechas conservadoras más conocidas de Europa (salvo los tories británicos) y que han sido o son partidos de Gobierno en los diferentes Estados Miembro de la Unión Europea. Por ejemplo, tienen su afiliación a este grupo partidos como el PP (España), Los Republicanos (Francia), Nueva Democracia (Grecia), la Unión Demócrata Cristiana (Alemania) o la Unión Democrática Croata (Croacia).

Al parecer, todos ellos son partidos moderados (pese a tener en común que tienen una política migratoria restrictiva, como se ha podido ver en el análisis de algunos de ellos), pero hay dos partidos que forman parte del Partido Popular Europeo y que han radicalizado su ideología haciéndole el juego a la extrema derecha, es el caso del Fidesz-Unión Cívica Húngara (con 11 eurodiputados) y del Partido Popular Austriaco (ÖVP) con 5 eurodiputados, que acaba de acordar una coalición de gobierno con un partido racista y xenofobo (FPÖ).

El partido de Viktor Orbán ha sido analizado como extrema derecha en Hungría por sus políticas públicas, en especial las políticas migratorias. Aunque en Orbán se puede apreciar un discurso que difiere en poco de la extrema derecha, por ejemplo, no sólo rechaza la inmigración y ha sido uno de los primeros líderes europeos en poner vallas, sino que también ha criticado a la UE, con declaraciones que han rozado el euroescepticismo. El caso húngaro es un ejemplo de contaminación ya que en Hungría está la extrema derecha del Jobbik (Movimiento por una Hungría Mejor), como tercera fuerza y la cual presiona al ejecutivo de Orbán en muchas medidas anti inmigratorias.

Como la Unión Cívica Húngara de Orbán cada vez está más a la extrema derecha, sobre todo en temas de inmigración, puede ser un ejemplo de contaminación para su propio grupo parlamentario, al que puede influir en las votaciones al apoyar el aumento de restricciones en las políticas migratorias.

Por otra parte, el Partido Popular Austriaco (Österreichische Volkspartei/ÖVP), con 5 eurodiputados, acaba de pactar una coalición de gobierno con un partido de extrema derecha (FPÖ) en cuyo programa, las prioridades son seguridad e inmigración. En cuanto a temas migratorios, el nuevo gabinete tiene como prioridad luchar contra la inmigración ilegal, considerar el asilo como una “protección temporal”e imponer sanciones a los que se nieguen a integrarse con el fin “de proteger la patria”. En el reparto de carteras, ha quedado claro el apoyo de Kurz a su nuevo socio, al obtener el FPO las más sensibles, es decir, Interior, Defensa y Asuntos Exteriores, lo que confirma un nuevo contagio en otro miembro del PPE.

ECR: GRUPO DE LOS CONSERVADORES Y REFORMISTAS EUROPEOS

La mayor parte de sus 74 parlamentarios está integrado por miembros del Partido Conservador británico, el partido Ley y Justicia de Polonia (partido PIS de Jarosław Kaczyński, hoy en el poder), y el Partido Democrático Cívico de la República Checa, además de integrar a diputados de partidos minoritarios de Bélgica, Hungría, Letonia, Lituania y Holanda. Su ideología es básicamente ultra-conservadora y euroescéptica (rasgo éste que les separa del PPE del que provienen y del que se escindieron en 2009). Aunque no es considerado de extrema derecha, si pueden estar bajo esta categoría algunos de sus miembros o de sus mensajes:

Partido conservador británico (21 eurodiputados): Tras el huracán del brexit y los malos resultados electorales, Theresa May ha optado por un viraje antinmigración (europea y extraeuropea), anunciando restricciones a los visados para estudiantes, una sanidad pública con médicos y enfermeras exclusivamente británicos, y la obligatoriedad de que las empresas publiquen listas la identidad de los extranjeros contratados. Hoy se sientan en el Europarlamento con compañeros tan dudosos como los ultracatólicos polacos de Kaczyński, o los Verdaderos Finlandeses. Su cuenta atrás en el Europarlamento, ya que la salida del Reino Unido de las instituciones es inexorable, y el hecho de ser el partido de gobierno que tiene que negociar el brexit, les ha radicalizado en sus posiciones.

Ley y Justicia: (14 europarlamentarios): De ideología ultracatólica, conservadora y de extrema derecha, regresaron al poder en Polonia en 2015, con políticas restrictivas de derechos políticos y civiles y deriva autoritaria. La concentración y abusos de poder han sido denunciada por Bruselas por sus reformas del poder judicial, que pasa a depender directamente del Parlamento y una ley que refuerza el control sobre los medios públicos, atentando contra el estado de derecho y la separación de poderes. En cuanto a la inmigración, Ley y Justicia es abiertamente islamófobo, planteando un referéndum para 2019 sobre la presencia de o no de refugiados en Polonia coincidiendo con las elecciones generales, por lo que el discurso antinmigración será, sin duda, arma electoral. Este partido utiliza el discurso del odio racial y la asimilación inmigrante-terrorista de manera sistemática. Los cuatro europarlamentarios polacos restantes del grupo ECR son antiguos miembros del PiS e independientes ultraconservadores.

Verdaderos Finlandeses (2 eurodiputados): partido ultraderechista, ultranacionalista y en la coalición gobernante en Finlandia. En materia de inmigración, son afines a las posturas de Viktor Orbán, y defensores de la ideología del Frente Nacional. Apoyan el fortalecimiento del control de las fronteras, el fin de Schengen y mantener a su país fuera de la política europea de inmigración y refugiados.

EUROPA DE LAS NACIONES Y DE LAS LIBERTADES – ENL

Este grupo político está formado por un total de 37 eurodiputados y es el grupo (sin contar a los No Inscritos) más pequeño del Parlamento Europeo. Está compuesto por los partidos de extrema derecha más populares de Europa. Fue creado en 2015, un año después de las elecciones europeas de 2014.

De sus 37 miembros 16 de ellos pertenecen al Frente Nacional de Marine Le Pen, antes en los No Inscritos, que en 2015 decide dar el paso junto al partido de la Libertad holandés de Wilders de crear un nuevo grupo. Marine Le Pen, además de ser una de las fundadoras del ENL, es su líder más popular en la Eurocámara.

En su página web, el ELN se limita a exponer una carta de principios comunes, sencilla pero reveladora de su ideario. El primero de sus principio es la “democracia”, “rechazando cualquier afiliación, conexión o simpatía pasada, presente o futura a cualquier proyecto autoritario o totalitario” tratando de alejarse de compañeros de viaje más peligrosos, el segundo es “soberanía”, en contraposición a cualquier proyecto supranacional, incluido el europeo que suponga injerencia o transferencia de ningún tipo. A continuación, aparece el principio de “Identidad” que junto a “especificidad” dan consistencia al ideario común de preservación de la identidad cultural, económica, social y territorial de cada nación frente al gran enemigo de la inmigración. Como broche final aparece la “libertad”, como libertad individual, libertad de expresión y libertad digital, supuestamente en peligro.

Tras la victoria de Trump, Alternativa para Alemania convocó una cumbre en Coblenza en enero de 2017 para celebrar su toma de posesión y darse ánimos ante las citas electorales inminentes en Holanda, Francia y Alemania. El FN francés, el PVV holandés y AfD alemán, (los dos primeros en el ELN y el tercero en el grupo europeo EFDD) se reunieron para celebrar el “despertar de los pueblos de Europa central, en una nueva era”, se lanzaron mensajes antieuropeos, antinmigración y anti refugiados y toda la parafernalia xenófoba e islamófoba de costumbre.

En cuanto a la composición del grupo Europa de las Naciones y las Libertades, nos encontramos:

Frente Nacional: Partido mayoritario en el grupo, que aporta 16 diputados (más otros dos en el grupo de los No Inscritos, el padre de Marine, Jean Marie Le Pen, y Bruno Gollnisch).

Liga Norte (LN) con cinco eurodiputados. Partido de extrema derecha italiano que propugna la transformación de Italia en un Estado federal, el rechazo a la inmigración ilegal y la reducción de ayudas a las regiones del sur de Italia.

Partido de la Libertad de Austria (FPÖ) con cuatro eurodiputados. Su ideología es nacionalista pangermánica, identitaria y euroescéptica. Son antiestablishment y se identifican con una comunidad étnica y cultural alemana (Heimat) que su líder nacional, Strache, ha profundizado e incluido en el programa del partido, añadiendo por tanto el elemento racista en su ideario. Con experiencia de gobierno en el pasado, y a punto de obtener la presidencia de la República en 2016, han obtenido un resultado contundente en las elecciones parlamentarias del 15 de octubre de 2017 (26% de los votos) convirtiéndolos en socios de gobierno en el recientemente pactado gabinete del popular Sebastian Kurz.

Partido de la Libertad (PVV) con cuatro europarlamentarios. Partido populista de derechas y profundamente xenófobo e islamófobo, liderado por Geert Wilders. Obtuvo 20 escaños en las elecciones parlamentarias de marzo de 2017, lejos de las expectativas generadas tras el brexit y la victoria de Trump.

Congreso de la Nueva Derecha (KNP) partido de extrema derecha polaca que aporta 2 diputados al grupo europeo.

Vlaams Belang (VB): Partido de extrema derecha belga flamenca que tiene un diputado.

Los cuatro eurodiputados restantes para completar los 37 que tiene el grupo son independientes de Rumanía (Laurentiu Rebega), Italia (Marco Zanni), Reino Unido (Janice Atkinson) y Francia (Jean-Luc Schaffhauser).

EUROPA DE LA LIBERTAD Y LA DEMOCRACIA DIRECTA (EFDD)

Desde su creación, en 2009, el Grupo Europa de la Libertad y la Democracia Directa ha estado presente en el Parlamento Europeo durante dos legislaturas, en la primera de ellas bajo el nombre Grupo Europa de la Libertad y la Democracia. Este grupo, cuyo nexo es la eurofobia, integra a populistas como el Movimiento italiano 5 Estrellas y partidos de ultraderecha como los británicos del UKIP, cuyo líder Nigel Farage preside el grupo y aporta 20 europarlamentarios a un total de 45 miembros.

El EFDD es un grupo enfrentado al ENL de Marine Le Pen, aunque en ideas son muy similares (como ya hemos podido apreciar precisamente en el análisis del UKIP y del FN en sus respectivas elecciones). Lo que enfrenta a ambos grupos es el liderazgo personal de sus respectivos líderes e incluso el choque nacional entre algunos países de ambos grupos parlamentarios. El EFDD está formado por las siguientes fuerzas:

UKIP (United Kingdom Independence Party): Su líder, Nigel Farage, fue el precursor de la creación de este grupo parlamentario tras las elecciones europeas de 2009. Tiene 20 europarlamentarios

Partido de los Ciudadanos Libres (Svobodní): Partido político checo de extrema derecha con un europarlamentario. No obtuvo representación parlamentaria en las elecciones checas de octubre de 2017.

Orden y Justicia (PTT): Partido político de extrema derecha lituana que tiene un eurodiputado.

Demócratas de Suecia (SD): Partido sueco de extrema derecha que tiene dos representantes en el Europarlamento. Tienen 49 diputados en el parlamento sueco y varios de sus dirigentes se han visto envueltos en comentarios e incidentes racistas, xenófobos, homófobos, machistas, antisemitistas e incluso incitadores a la violencia.

Alternativa para Alemania (AfD): Partido alemán de extrema derecha que aporta a este grupo un solo eurodiputado, Jörg Meuthen, que ha sustituido recientemente (noviembre 2017) a Beatrix von Storch (que ha obtenido un escaño en el Bundestag en las recientes elecciones). Tras la irrupción de AfD en el Bundestag en septiembre de 2017 con el 12,6% de los votos y 92 diputados, a pesar de tener un solo eurodiputado y debido a la debilidad del UKIP (sin representación parlamentaria a nivel nacional y sin futuro en la UE), AfD ha ganado fuerza y probablemente ejercerá su liderazgo en el grupo EFDD (si sigue existiendo) tras las elecciones al Parlamento Europeo de 2019 (en las que ampliará su representación en Bruselas vistos los resultados en el Bundestag).

Movimiento Cinco Estrellas (M5S): Este partido político italiano es el segundo más numeroso del EFDD ya que aporta 15 diputados al grupo. En principio este partido (fundado en 2009) dice ser populista y no encuadrarse directamente en ninguna ideología. Aunque pueda parecer que tiene ciertas similitudes con partidos de izquierdas, realmente está muy lejos de ellos, sobre todo en política migratoria donde dicho partido ha llegado a proponer el cierre de fronteras y tienen el objetivo de paralizar la inmigración, ya que Italia es un país donde hay una importante llegada de inmigrantes. Esto le ha hecho votar en muchas ocasiones en el parlamento italiano de la mano de la Liga Norte. Las elecciones generales italianas en febrero de 2018 podrían modificar su representatividad y fuerza dentro del grupo.

Los Patriotas (Francia): con 3 eurodiputados (Florian Philippot, Sophie Montel y Mireille D’Ornano) este movimiento político disidente del Frente Nacional con Philippot a la cabeza, se convirtió en partido político en septiembre de 2017, tras las luchas intestinas desencadenadas por los decepcionantes resultados del FN en las elecciones de mayo de 2017. Philippot, antigua mano derecha de Marine Le Pen, promueve la eurofobia y la salida del euro como enemigos de la soberanía nacional, pero es menos beligerante que Marine Le Pen en temas migratorios.

La francesa Joëlle Bergeron, militante desde su fundación del Frente Nacional, prefirió unirse a este grupo, tras un periodo entre los no inscritos, por su afinidad al ideario del UKIP de Farage.

LOS NO INSCRITOS

Aunque no es estrictamente un grupo parlamentario, en este grupo de no-inscritos o no-adscritos están aquellos diputado electos pero independientes (sin etiqueta), o bien miembros de un partido político que no dispone de un número suficiente de plazas como para formar un grupo parlamentario propio. Es un grupo muy heterogéneo, cajón de sastre en el que tienen cabida partidos de ideologías antagónicas y que también sirve de refugio a aquellos parlamentarios disidentes y/o dimisionarios de partidos para los que fueron originalmente electos. Entre sus filas, encontramos a 10 eurodiputados claramente antinmigración, en particular:

Amanecer Dorado (con tres europarlamentarios). Partido neonazi griego, cuya ideología es frontalmente opuesta a la inmigración, a la que considera causa del incremento de la criminalidad y de la disolución de las virtudes de la nación griega. Propone sellar las fronteras con minas antipersona, vallas electrificadas y guardias, y deportar a todos los inmigrantes que ya se encuentran dentro del país.

Partido Nacionaldemócrata de Alemania (un miembro). Partido abiertamente neonazi y neofascista, sin representación en el parlamento nacional.

Libertad (Wolnosc): Partido político de extrema derecha polaca con un solo europarlamentario. Su líder y fundador, Janusz Korwin-Mikke, nació en la Polonia ocupada por los nazis y ha defendido a lo largo de su carrera a Adolf Hitler y sus actuaciones durante la Segunda Guerra Mundial, alegando que no conocía la situación de los judíos. En 2017 hizo unas declaraciones machistas contra las mujeres a las que negaba el derecho a voto argumentando que estaban menos capacitadas para la vida política que los hombres. Fue multado por la cámara al pago de 9.000 euros y a la suspensión de un año sin representar a la Cámara en ningún evento, la sanción más alta que prevé el reglamento.

Diputados no inscritos del Frente Nacional:

Jean Marie Le Pen (padre de Marine le Pen, fundador del Frente Nacional, más radical que su hija en temas migratorios, apoya la expulsión de todos los inmigrantes irregulares de territorio francés. Condenado por su revisionismo sobre el holocausto nazi, fue suspendido de militancia en 2015, pero conserva la presidencia de honor del partido)
Bruno Gollnisch, siempre fiel a Jean Marie Le Pen, es un islamófobo recalcitrante.

Les Francais livres: con un solo diputado salido de las filas del Frente Nacional, Aymeric Chauprade.

Independientes (antiguos UKIP): Diane James (en noviembre de 2016 abandonó el EFDD y pasó a los no inscritos) y Steven Woolfe (que trató de suceder a Farage en el liderazgo del UKIP pero acabó dimitiendo pero conservando el escaño para pasarse junto a James a los no-inscritos).

CONCLUSIÓN

En primer lugar podemos observar que la extrema derecha europea es amplia, dispersa y está dividida. Estos adjetivos para definirla se deben a que hay muchos partidos de extrema derecha en Europa con distintas características y muy diferentes entre sí, incluso algunos de ellos están enemistados y no tienen ningún tipo de relación.

En segundo lugar se puede apreciar como la extrema derecha se incorpora a los distintos grupos, esto es por lo citado anteriormente, la enemistad y discrepancia entre la propia extrema derecha del viejo continente. Para poder retratar a la ultraderecha en los diferentes grupos parlamentarios europeos, hay que acudir a sus propios grupos (ENL y el EFDD), al de los No Inscritos y a aquellos grupos de derecha más tradicional como el PPE (Grupo Popular Europeo) o el ECR (Europa de los Conservadores y Reformistas), donde se camuflan partidos populistas y programas y mensajes claramente antinmigración.

Una semejanza que caracteriza a toda la extrema derecha europea es su rechazo a la inmigración, que se ha convertido en el eje principal de sus políticas y argumentación. Por eso se ha tenido en cuenta a Viktor Orbán y el Fidesz como extrema derecha (incorporado por cierto al Partido Popular Europeo) ya que las medidas tomadas en Hungría respecto a las políticas migratorias han sido aplaudidas no sólo por la ultraderecha de dicho país (representada en el partido político Jobbik) sino, por toda la extrema derecha europea. O como el caso de Ley y Justicia de Polonia que comparte bancada con los Tories británicos en el ECR. En este punto, la ultraderecha está plenamente de acuerdo.

Los liderazgos y personalismos también conforman el panorama del europarlamento en este segmento ideológico. Por un lado Marine Le Pen en el grupo Europa de Las Naciones y La Libertad y por otro Nigel Farage, con la Europa de la Libertad y la Democracia Directa. Ambos formaron su grupo propio, uno independiente de otro y a partir de ahí se han adherido partidos de extrema derecha europea según sus directrices. La gran diferencia es que Nigel Farage fue el hombre fuerte de la extrema derecha europea hasta aproximadamente 2014, año en que Marine Le Pen, con un liderazgo enfrentado al británico, ganó las elecciones europeas en Francia y cobró un peso sustancial en el Parlamento Europeo distanciandose del líder británico y sus partidos afines, además de ganarse la afinidad de otros grupos. En cualquier caso la cuenta atrás para los partidos británicos en el Europarlamento una vez se formalice el brexit, dejarán a Marine Le Pen en un claro liderazgo.

Además debido al sistema electoral británico, el UKIP de Nigel Farage está en total decadencia, ya que su partido en las elecciones de junio de 2017 no ha obtenido ningún representante en el Parlamento Británico, lo cual significa una pérdida absoluta de legitimidad en el Parlamento Europeo ya que no ha sido respaldado ni en su propio país. Teniendo en cuenta que en las próximas elecciones al Parlamento Europeo en primavera de 2019, el UKIP y en general, los partidos británicos ya no concurrirán a las elecciones, en entramado de grupos parlamentarios europeos tendrá que cambiar sustancialmente, para dar acogida también a los recién llegados que durante el presente mandato están infrarepresentados respecto a sus parlamentos nacionales (entre otros los alemanes de AfD o el partido austriaco FPO).

Marine Le Pen tiene un fuerte liderazgo pero también ha sufrido fracturas internas y disidencias notorias (como la de los Patriotas de Philippot). Su éxito en las europeas de 2014, que se repitió en las regionales de 2016, se ha cuestionado en las nacionales de 2017, a pesar de haber llegado a la segunda vuelta frente a Macron. Indudablemente, es la líder más sólida de la extrema derecha europea hoy pero el ímpetu de estas formaciones en países como Austria, República checa, Polonia o Hungría pueden alterar el peso de su liderazgo, ahora más fuerte en Europa central y oriental, donde están incluso en el ejecutivo y por tanto influyendo también en el Consejo europeo.

Los grupos parlamentarios europeos volverán a reorganizarse tras la desaparición del UKIP. Le Pen es consciente de que asociarse con formaciones como Amanecer Dorado o el húngaro Jobbik dañara su imagen de gobernabilidad, así que la ultraderecha de Le Pen, tratará de suavizar ligeramente su imagen sin perder su esencia para no defraudar a su electorado.

De 751 diputados europeos el 16,5% son abiertamente antinmigración, es decir 124 diputados. La cifra de los 124 eurodiputados se obtiene de sumar los 37 del ENL, los 45 del EFDD, 16 del ECCR, los 16 del PPE (11 del Fidesz y 5 del OVP austriaco) y los 10 de los No Inscritos . Es un cálculo sencillo de aquellos representantes de partidos o ideologías claramente antinmigración, bien por ser parte del ideario o por haber sufrido una clara contaminación (por coaliciones electorales), sin incluir aquellos partidos intoxicados coyunturalmente en periodos electorales o que dejan que corrientes internas o representantes minoritarios hagan de portavoz de estos mensajes, en cuyo caso la cifra ascendería sensiblemente.

Según el experto de la ultraderecha Jean-Yves Camus, “además de cuestionar la hegemonía de la derecha liberal, los partidos de extrema derecha en Europa son formaciones cada vez homogéneas. Han dejado de ser esa constelación de grupos neofascistas y sectores escindidos de los partidos conservadores tradicionales”.

Han llegado para quedarse y, a pesar de su diversidad ideológica, tendrán el euroescepticismo y la antinmigración como mensajes comunes e incuestionables de cara a las elecciones de 2019, en las que aumentarán claramente su representación a la vista de sus resultados nacionales obtenidos en 2017.